martes, 14 de enero de 2014

Vamos empezar de nuevo. Vais perdonáme que intente falar n´asturianu. Y digo intente porque no será un asturianu "normalizáu" y de seguro que tendrá errores a montón. Pero necesito escribir en "algo asturiano" porque ye como hablo, y porque si no, al leer, nun me reconozco. Espero que se me entienda bien, y si no ye asina, mandáisme un mensajín. Y yo os explico: al fin y al cabo, en eso tengo práctica.

Si. Voy empezar de nuevo . Empecé a escribir esti blog pa obligáme a practicar una afición por gusto, no porque el trabayu me lo exigiese.  Y asina mismo lo empecé, al poco ya lo abandoné....

Y cada vez que los mis alumnos me pregunten "Clara, esto qué ye?" con una rama, fruto o flor en la mano o en una foto (no vamos a pedir que pregunten por musgos ...eso ya sería pa nota) apetezme volver a retomar el proyectu, y escribir sobre coses botániques. Pero como tengo mucho pudor y siempre me acuerdo de los 20 botánicos que conozco mejores que yo, siempre lo dejo pa prau.

Hoy no, hoy retomo la marcha y ya veremos lo que me dura.

Busco una foto en la red que ilustre lo que quiero contar. Y encuentro ésta, maravillosa, de José Luis Sáez. 


Hoy Manuel apareció pol centro con estes guapísimes vaines (legumbres) con esa misma pregunta. Unos díes antes había cogido yo otres iguales nel patio del CPR de Xixón. Son los frutos que contienen les semilles de la Catalpa bignonioides. Uno de los árboles que podemos ver plantaos por algún jardineru o jardinera, ya que no son autóctonos asturianos sino ornamentales originarios del  Sureste de Norteamérica. Pertenece a la familia de las Bignoniaceas, y  sus grandes hojas acorazonadas, sus flores blancas de mancha amarilla en el centro y sus llamativos frutos suponen un gran valor ornamental.
Se da muy bien en Asturias y podemos encontrarlo por nuestros jardines con bastante facilidad.

martes, 14 de febrero de 2012

Fíjate mientras caminas, hay musgos por todas partes

Nun ye necesario un sitiu en especial pa ver musgos. Hailos por toes partes. Por encima un muro. En les grietas de una pared. Nel troncu d´un árbol. Nel teyáu d´una casa. Na más tienes que acercáte un poco y mirálos de cerquina. Descubrirás una planta en miniatura que, ayudáos por una lupa, muéstranos detaller per guapos.